Plato hondo, plato llano

Plato hondo, plato llano

4 minutes

Conoce las principales diferencias entre la comida de verano vs. la comida de invierno. ¡Plato hondo, plato llano!

Aunque el título puede hacer rondar por tu cabeza una famosa canción infantil que quien más o quien menos ha bailado o visto bailar alguna vez… ¡No! no estamos haciendo referencia a ella. Vamos bastante más allá, hacia la diferencia que existe entre la comida de verano y la de invierno. ¿Nos acompañas?

Platos de invierno vs. Platos de verano

Suena a batalla interestelar: plato de invierno (plato hondo) vs. plato de verano (plato llano), pero en realidad solo se trata de recabar las características de las diferentes recetas que degustamos, según las estaciones del año. Con las bajas temperaturas, el cuerpo pide entrar en calor y, al revés, el caloret exige comida fresquita (además de una que otra cerveza, pero ese ya es otro tema).

Desde las recetas más calentitas hasta las más refrigerantes, hacemos un repaso de las características de los mejores platos de verano e invierno, así como algunos ejemplos para que puedas ajustarte a cada temporada.

 

platos ondos o platos llanos según estación

Plato hondo: platos de invierno

Aunque el presente redactor está casi literalmente achicharrado con la ola de calor que merodea como el que no quiere la cosa por la península, vamos a hacer un pequeño esfuerzo por hablar de esos platos de invierno, llenos de potajes y sopas, esos platos hondos llenos hasta la bandera desprendiendo ese humeante calor que da vida en época de bajas temperaturas.

Al parecer, este utensilio que adorna de forma común nuestras cocinas y comedores fue inventado por alguien de las primeras fases del cristianismo. De hecho, se han encontrado restos en algunas excavaciones de la época. Casi como en Juego de Tronos, en aquellos años en los que lo único que abundaba era la necesidad, el invierno era constante y entended lo que queremos decir: mala alimentación bajo unas condiciones de vida extremadamente complicadas, lejos de las comodidades a las que tenemos acceso hoy en día.

Por eso no se podía perder ni una caloría por el camino, se tenía que aprovechar todo lo que se cocinaba, y la mejor forma de hacerlo es a través de una pequeña “jaula” para alimentos. Además, habría que dotarle de cierto componente social, ya que se ponían sobre la mesa y todos picaban. Casi como ahora, ¿no?

Actualmente, los platos hondos generalmente acompañan los primeros platos: lentejas, sopas, caldos, alubias, etc. Comúnmente conocidos como platos de cuchara para el invierno, estas recetas suelen ser fáciles de preparar (eso sí, con bastante paciencia) y se caracterizan también por su alto contenido calórico. Aunque sí es cierto que, en los últimos años, las nuevas tendencias gastronómicas y de hábitos saludables han incluido una infinidad de platos de invierno con pocas calorías, con muchas verduras, así como platos de invierno vegetarianos.

 

plato hondo

Conforme vamos pasando a los alimentos menos calóricos y/o que pueden consumirse con mayor facilidad tanto fríos como calientes, el plato cambia de dibujo hacia…los platos llanos.

Plato llano: platos de verano

El verano son dos días, pero los platos de esta estación son abundantes. A ello se debe, principalmente, la riqueza de los alimentos frescos de temporada que incluyen una amplia diversidad de frutas, verduras, carnes y pescados de temporada.

Aunque consumir algunos de estos alimentos, como carnes y pescados, no es una tendencia estacional, en verano cambia la forma de cocinarlos. Si en invierno los guisos hacen de los platos hondos los protagonistas, el verano lo hace con los platos llanos, convirtiéndolos en utensilios ideales para servir recetas a plancha, parrillas, barbacoas y ensaladas variadas que aparecen en cuanto los primeros rayos de sol intenso hacen acto de presencia.

Además de pedir platos más frescos, la estación más calurosa del año también cambia nuestros hábitos. Al estar menos tiempo en casa, apostamos por platos más sencillos y fáciles de preparar, que en ningún caso están reñido con la originalidad y creatividad en la cocina. ;)  De hecho, existen muchos platos de verano elaborados con legumbres, de plato único, bajos en calorías o vegetarianos, perfectos para todas las preferencias culinarias.

Como primero plato, acompañamiento o receta principal, los festines veraniegos pueden ajustarse a todos los gustos y bolsillos. Desde los platos más económicos -como las patatas aliñadas o la tradicional ensaladilla rusa- hasta los platos de verano más elaborados, lo más importante es no renunciar a los rituales que los convierten en sabrosos e inolvidables.

Hablamos de la tradición de degustar los platos de verano en la terraza, solo o en buena compañía. No importa si prefieres una ensalada veraniega a base de arroz, pasta, lechuga, tomate o si te reúnes con los amigos para disfrutar de una rica parrillada, lo importante es disfrutar de la estación y de las experiencias (también gastronómicas) que nos regala la vida.

 

llano

Ahora que ya conoces un poco más sobre las tradiciones, ejemplos y características de platos hondos y platos llanos, cuéntanos: ¿Qué recetas eliges para animar tus jornadas de verano o para calentar tus noches de invierno?